El anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios.
Romanos 8:19

¿Qué significa “la manifestación de los hijos de Dios”? Quiere decir que viene un momento en el cual todos los hijos de Dios (o sea, todos los creyentes) aparecerán de manera visible en esa creación para gobernar sobre ella junto con el Señor Jesús.

Por la mala administración actual del hombre, en el mundo hay gente que se muere de hambre. A pesar de todos los esfuerzos humanos por llegar a una distribución justa de las riquezas de la creación, el caos se hace cada vez mayor. El hombre confía en su propia capacidad, pero olvida que es un hombre caído en el pecado.

En su caída arrastró consigo la creación. Ésta no fue sujetada a vanidad por su propia voluntad, sino por el pecado consciente del hombre.
La maldición pesa ahora sobre la creación como un yugo de esclavitud. Ella ya no tiene la condición gloriosa del paraíso. Ese descenso es la consecuencia de la ruina que penetró en ella junto con el pecado.
Sin embargo, hay esperanza para la creación. Ella será libertada.

Está muy cerca el momento en que los hijos de Dios estarán en la gloria. Cuando el Señor Jesús los haya recogido, serán libres de verdad y la corrupción que hay en la creación ya no los podrá tocar. Luego la creación también será libertada.¿Anhelamos, pues, esta liberación?“Mas os gozaréis y os alegraréis para siempre en las cosas que yo he creado” (Isaías 65:18).