Image Hosted by ImageShack.us

La autoestima.

Es un concepto relativamente nuevo que significa en pocas palabras “¿Qué tanto me quiero o me gusto?”, No hay un parámetro definido para medir el nivel de autoestima del individuo, por lo tanto es un concepto muy subjetivo.

Pero.. ¿Cuál es el estado ideal del individuo?.

La Palabra de Dios nos enseña que:

“Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno.” [Romanos 12.3]

Esto significa que debemos ser realistas en cuanto a nosotros mismos, es decir, en cuanto a nuestras capacidades y alcances. Hoy en día muchos motivadores profesionales que trabajan el concepto de autoestima, estimulan a las personas de diversas maneras para lograr cierto objetivo.

Los hay quienes de manera positiva orientan al individuo a reconocer que por el simple hecho de existir, son muy valiosos. Otros además de lo anterior, engañan a la gente haciéndoles creer que pueden hacer cosas que no les son posibles y generan terribles frustraciones en el individuo más adelante.

Dios nos enseña a ser honestos con nosotros mismos y reconocernos tal cual somos, ni más, ni menos.

Generalmente no estamos conformes con nosotros mismos. Las chicas de pelo lacio lo quieren ondulado, las de ondulado, lo quieren lacio, los morenos quieren ser blancos los blancos quieren ser morenos. He visto señoritas delgadas pararse delante del espejo y decir “¡Horror, estoy gordísima!”. En unas cuantas palabras, ¡No nos gustamos!.

¿Por qué debo aceptarme tal cual soy?

Debemos aceptarnos tal cual somos, porque somos creación de Dios, y el Señor nos ha creado perfectamente.

“Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.” [Génesis 1.27.
Estamos hechos a imagen de Dios y si alguien se rechaza a sí mismo está rechazando la creación perfecta de Dios.

Muchas veces no nos gustamos, porque estamos llenos de los prejuicios que nos ha inculcado la sociedad. En nuestros días hay muchos casos de anorexia y bulimia entre señoritas y algunos jóvenes quienes influenciados por el mundo quieren tener cuerpos de modelo a toda costa, aun de su propia vida. Jóvenes que consumen anabólicos para tener cuerpos musculosos.

Todo debido a que la sociedad ha estereotipado estilos predeterminados de cuerpos en los hombres y mujeres, por lo tanto salirse de ese esquema es ser rechazados por los demás con la consecuente frustración personal, que provoca depresiones o baja autoestima.

Eres especial

Todo hijo de Dios debe comprender que NO SOMOS DEL MUNDO, si aprecias las palabras de Jesús en Juan 17.14

“Yo les he dado tu palabra; Y el mundo los aborreció, porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo.”

Vas a comprender que a ti te ha sido revelada la Palabra de Dios, y que en el estatus de hijo[a] de Dios que eres, dejaste de ser parte de este mundo y que tu vida esta reservada para la eternidad feliz en los cielos sin prejuicio alguno.

Así que difícilmente vas a ser aceptado por la gente del mundo, tu no debes guiar tu vida según los cánones que impone la sociedad mientras estos atenten contra tu integridad, tu fe, tu salud y tu relación con Dios.

Cada Cristiano es importante, y muy valioso analiza Efesios 1.3-5:

“Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad”

Observa que fuiste escogido aun antes de la fundación del mundo, fuiste predestinado. Así tal y como eres, con tus defectos y debilidades, gordo, alto, chaparro, feo, bonito, blanco, negro, así tal cual eres pues Jesús no hace acepción de personas ni rechaza a nadie pues “porque no hay acepción de personas para con Dios.” [Romanos 12.11]

Dar gracias a Dios
Así que sabedores de tal honor inmerecido, demos gracias a Dios por ser como somos, entendiendo que el despertar de cada día es una rica bendición de Dios, y despertar dando gracias a Dios por la oportunidad de vivir y de servirle una vez más.

Pedir sabiduría a Dios para comprender que somos lo mas preciado para Él. Si habemos obesos, o estamos desnutridos, no es porque Dios nos haya hecho así, nuestros malos hábitos alimenticios y de vida, en la gran mayoría de las veces nos han llevado a donde estamos, y aún así Dios nos ama y nos acepta. Y si alguien quiere cambiar su aspecto, aliméntese bien, sanamente, coma lo que debe comer, ejercite su cuerpo por salud.

Modifique sus hábitos de vida, no pensando en la aceptación de la sociedad, sino pensando en su propia responsabilidad delante de Dios para cuidar su propio cuerpo que es el Templo del Espíritu Santo, no se trata de hacer ejercicios extenuantes que en poco aprovechan, sino modificar los hábitos de vida detectando todo aquello que en nada ayuda, y vivamos mejor.
http://mx.geocities.com/temascristianos/autoestima.htm

QUE TENGAN UN LINDO DIA,
Y NO OLVIDE QUE LA SONRISA
HACE BIEN A LA SALUD...ABRAZO ENORME